Kike Castro y Carlos González disfrutando de un helado en Infinity Indoor